Falta poco…

Queda muy poco para besarte, tenerte en mis brazos y arrullarte.
Quiero que esta larga espera pase pronto y así poder amarte con todos mis sentidos.
Sólo el hecho de saber que falta poco para tocarte, hace que me estremezca como un junco maltrecho. Siento próximos tus labios y tus mejillas, tu sonrisa dorada y tu pelo rojizo.
Poco, muy poco falta… será entonces cuando susurre en tu oído todos estos días de lucero vespertino, lo mucho que te he echado de menos.
No estoy triste, sino contento! Contento de tenerte conmigo cuando no estas cerca y hacer que la demora pase con menos pena.
Deseo con toda mi alma estar cerca ya, y de ti no separarme jamás! La espera habrá valido la pena  porque  después; siendo egoísta, no te dejaré marchar.
Que pase pronto la agonía, porque cuanto mas cerca queda el día, mis dientes chirrían.
Ya verás que cuando volvamos a estar juntos, no habrá oscuridad que apague nuestro mundo!
Tan sólo, espérame!Falta poco para que llegue!

Advertisements

Dónde estas

Dentro de mi interior he encontrado:
muchas cosas sin valor y antaño olvidado,
corazones heridos, mofas y maltratos.
Todo eso, ha quedado relegado.
Pues bien; ahora de nuevo he buscado,
y vaya! que sorpresa me he llevado!! 
al verte a ti escondida por todos lados.
En mi corazón, mi pensamiento,
mi recuerdo y mi afecto…
Ahí has estado todo este tiempo!
Y sólo espero que te quedes dentro,
para que mi interior… esté completo.

Llegando

Miro por la ventana
y veo la luz que entra.
Evoca el recuerdo,
de verte tumbada.
Por ti, un pensamiento
me alegra esta velada.
Tus cabellos morenos, 
caen por tu cara.
Quiero darte un abrazo
y seguir tu mirada, 
que pase el tiempo rápido
y llegar a tu parada.
Cuando llegue te daré un beso
y no harán falta palabras...

 

Cerveza

Tú tan bella colorida,
amarilla, espumosa y malteada.
Tú que me arrancas una sonrisa,
hasta desternillarme de risa.
Pura como el agua contenida
tostada como la cebada incorporada
y del lúpulo; dulce-amarga brisa.
A veces ahogas mis penas; 
otras, exaltas mis comedias.
Pero, sobretodo hay días
que me haces buena compañía.
Antigua bebida espartana, 
que no admite rival ni injuria; 
pues quien te lleve la contraria
no conoce la buena vida.