Una carta


Las letras que aquí te escribo son lágrimas selladas
listas para florecer  en el jardín de tu piel.
Sobre nichos en el firmamento se encienden las luciérnagas
buscan desesperadamente un prado dónde posarse.
Envuelven tu aire en un manto de frescura,
cálidas tus manos que son capaces de arrullarme
en un sueño vasto del que no quiero despertar.

Silencio

  • Silencio, poesía, divagas por mi mente como un alma inquieta:
    que mis labios pronuncien palabras de amor y de añoranza,
    Silencio grite para mis adentros
    Silencio, porque mis oídos ya no te escuchan

  1. No hay ruido
    estas dormida,
    inmóvil y tranquila.
    Dulces sueños
    mi querida,
    apacible y relajada.
    Un silencio
    me acecha
    y tu cara me ilumina.
    Tengo un deseo
    amada mía;
    sigue dormida, siempre cerca.

 

 

Amanecer

Veo salir el Sol a primera hora del alba,
y encuentro que ese destello primerizo
me ciega dejándome sin respiración.
Es curioso como se parece a tu aura,
me cautiva porque es la primera luz que veo
nada mas abrir los ojos; tu cuerpo, tu mirada.
Tus bellos ojos como cristal, translúcidos, hermosos;
y un bonito despertar, cerca tuyo; entre murmullos.
Ése es mi amanecer.post

Mi amada

Amada mía que tan dulce eres!
tus suspiros , me acarician la piel.
Me miras con toneladas de azúcar
sobre el amargo café que soy.
Veo que te apuras al trabajar
pero tu sonrisa se mantiene; impasible
y no coarta tu felicidad que se dibuja
en tu rostro lleno de luz.
Cada día que despierto
te encuentro a mi lado, abrazándome.
tus legañas me dicen: Tengo sueño!
y tú me dices: Te quiero!
Que maravilloso día,
uno como otro cualquiera
y sin embargo a tu lado;
vuelve a ser el primero.