Cerveza

Tú tan bella colorida,
amarilla, espumosa y malteada.
Tú que me arrancas una sonrisa,
hasta desternillarme de risa.
Pura como el agua contenida
tostada como la cebada incorporada
y del lúpulo; dulce-amarga brisa.
A veces ahogas mis penas; 
otras, exaltas mis comedias.
Pero, sobretodo hay días
que me haces buena compañía.
Antigua bebida espartana, 
que no admite rival ni injuria; 
pues quien te lleve la contraria
no conoce la buena vida.

Advertisements

Te vas…

Otra vez más,
te vuelves a marchar
pero yo no te olvido jamás.
Aunque lejos, cerca estás.
Muy pronto volverás
y de mi no te separarás;
debo ser un egoísta,
presuntuoso y oportunista.
Porque cada vez que te vas,
pienso que debo verte aún más.
No creas que llorar es mi calma;
si no, saber que contigo llevas, 
todo mi corazón y mi alma.

Resultado de imagen de imagen tren oscuro
Dirección de imagen:
somostiempo.blogspot.com.es

 

Día lluvioso

Miro como caen las gotas
a través de los cristales empañados.
Chapotean y me hacen cosquillas
allá por dónde pasan.
Mis manos mojadas lloran
en un torrente infinito,
de amargura tristeza.
Pienso y veo lluvia,
pero de no hacerlo
una carcasa sería.
Los únicos tañidos quedan,
del repiqueteo del agua salada.
Sólo esperar me queda
para que pase esta tormenta.

Una carta


Las letras que aquí te escribo son lágrimas selladas
listas para florecer  en el jardín de tu piel.
Sobre nichos en el firmamento se encienden las luciérnagas
buscan desesperadamente un prado dónde posarse.
Envuelven tu aire en un manto de frescura,
cálidas tus manos que son capaces de arrullarme
en un sueño vasto del que no quiero despertar.