Mirada interior

Siento un terrible deseo de poderte ver aunque sea un momento,
no quiero ser egoísta, ni dependiente, pero en momentos como este sólo necesito
abrazarte , tocarte, sentirte cerca, ser fuerte me debilita,  hago mi vida
pero te veo en todos los lugares. Me imagino tu cara , sonriente  y de repente, desaparece.
Me enfado conmigo mismo, por ser tan débil, por llorarte cuando debería alegrarme. Saber que estamos siempre unidos me reconforta, pero no obstante duele ser tan fuerte.
Me miro y veo los reflejos de luz difractadas por las gotas que caen en mis manos, es polvo de estrella, polvo de ti.

Advertisements

Un poco de…tiempo

Me encuentro parado, pensativo,
buscando que hacer con desaliño.
Matar el tiempo es preciso
para no recordar lo que te hecho de menos.
Aún a falta de un momento
te necesito con desespero. 
Que mala jugada es el tiempo
que se ralentiza sin orden ni concierto.

Buscando tu esencia

Allá donde mire veo tu presencia,
has dejado un rastro enjuto
de dulce y modesta esencia.

Tus huellas quedan marcadas
por el paso del polvo en la mesa,
ligero camino que revelan
los haces de luz de la ventana.

Se toma su tiempo tu sombra
en continuar perpetua; quieta.
Que no desaparezca tu herencia!

Cerveza

Tú tan bella colorida,
amarilla, espumosa y malteada.
Tú que me arrancas una sonrisa,
hasta desternillarme de risa.
Pura como el agua contenida
tostada como la cebada incorporada
y del lúpulo; dulce-amarga brisa.
A veces ahogas mis penas; 
otras, exaltas mis comedias.
Pero, sobretodo hay días
que me haces buena compañía.
Antigua bebida espartana, 
que no admite rival ni injuria; 
pues quien te lleve la contraria
no conoce la buena vida.