Mirada interior

Siento un terrible deseo de poderte ver aunque sea un momento,
no quiero ser egoísta, ni dependiente, pero en momentos como este sólo necesito
abrazarte , tocarte, sentirte cerca, ser fuerte me debilita,  hago mi vida
pero te veo en todos los lugares. Me imagino tu cara , sonriente  y de repente, desaparece.
Me enfado conmigo mismo, por ser tan débil, por llorarte cuando debería alegrarme. Saber que estamos siempre unidos me reconforta, pero no obstante duele ser tan fuerte.
Me miro y veo los reflejos de luz difractadas por las gotas que caen en mis manos, es polvo de estrella, polvo de ti.

Advertisements

Te vas…

Otra vez más,
te vuelves a marchar
pero yo no te olvido jamás.
Aunque lejos, cerca estás.
Muy pronto volverás
y de mi no te separarás;
debo ser un egoísta,
presuntuoso y oportunista.
Porque cada vez que te vas,
pienso que debo verte aún más.
No creas que llorar es mi calma;
si no, saber que contigo llevas, 
todo mi corazón y mi alma.

Resultado de imagen de imagen tren oscuro
Dirección de imagen:
somostiempo.blogspot.com.es